lunes, 1 de marzo de 2010

Aquellos felices años treinta

Ésa es la frase que espero pronunciar en un futuro. Poder decir qué maravillosos fueron mis 30 años. Me gusta el número. 30... suena a cifra redonda, a cifra justa, a cifra no muy grande, pero a cifra con unas cuantas cifras por detrás, a experiencia.

He oído a unos cuantos hablar de "la crisis de los 30". Yo aún no sé qué es eso. Ni quiero saberlo. Hace un día tenía 29 años. Ahora 30. ¿Cuál es la diferencia? ¿No es absurdo hablar de crisis por un año más? ¿Por qué hay quien no lo ve como un año más y se mete en devaneos y comeduras de cabeza varias acerca de lo mayor que se hace? Yo tengo claro como soy y si algo no me perdonaría con los años es que me cambien mi forma de ser. Que sí, que uno se vuelve más experimentado, más cauteloso, más reflexivo. Pero es que es lógico, la experiencia vital que se va acumulando invita a ello. Pero la esencia de uno no debe cambiar, o al menos es lo que pienso. Uno debe ser uno mismo hasta el final, y al que le pique que se arrasque. Quiero seguir siendo yo, seguir siendo un apoyo para los que más o menos me conocen. Quiero seguir ayudando en lo que pueda al que lo necesite. Seguir haciendo reír al que busca echarse unas risas. Seguir escuchando al que necesita que le escuchen. Aportar soluciones, indicaciones al que tiene un problema, o al menos intentarlo.

Sólo hay una cosa que realmente me da miedo del paso del tiempo. Y es que yo soy de los que no olvidan, pero temo que los demás sí se olviden de mí. Estoy ahí y de vez en cuando doy señales de vida, pero me da mucha pena pensar que uno pueda caer en el olvido...

Abandonando la vena más sensiblera, hoy (bueno ayer :P) he salido a comer con mis padres. Tenía ilusión por llevarles a comer a algún sitio de estos que se suelen decir buenos de verdad, y gracias al sitio en que vivimos eso es relativamente sencillo, hay una oferta muy buena. He disfrutado de la comida como un enano. Por primera vez en mucho tiempo hemos podido disfrutar de un rato distendido, conversando de cualquier cosa, desde temas culinarios, hasta las perspectivas de futuro profesional y personal que me esperan en estos años venideros (con el pertinente manifiesto del deseo de mi madre de ser abuela, cómo no ¬_¬U ainsss :P) Vamos que me lo he pasado muy bien, y espero no tener que esperar un año para poder volver a disfrutar de ratos como éste.

Como anécdota decir que a la primera no hemos acertado con el sitio (cosas de google maps y el gps que no se aclaran muy bien cuando abandonan zonas más conocidas o civilizadas jejeje). Hemos preguntado a un hombre que iba en coche saliendo de un cruce con su familia. El buen hombre, no sólo se ha mostrado dispuesto a ayudar si no que lo ha hecho hasta el final. No sé qué prisa tendrían por ir a su destino, aunque a la mujer se la veía inquieta, no todos disimulan igual de bien jejeje. Pues este señor, ha parado, ha mirado en su propio gps del coche, y como tampoco estaba seguro, se ha bajado y ha parado a uno que venía por la carretera que tenía pinta de ser de la zona (no iba muy arreglao que digamos, y el sitio era bastante "rural" XDDD). Yo estaba flipando. Al rato se acerca y nos indica el camino a seguir. Le damos las gracias y nos despedimos. Yo con la cabeza horneando cómo podría hacer algo por ese hombre que sin comerlo ni beberlo ha hecho de nuestro problema el suyo. No me importa cumplir años, pero de mayor quiero ser como este señor, ayudar y hacer la vida un poquito mejor a los que me rodean ^_^

Y mañana (ay, que no me acostumbro, quiero decir hoy XDD) tengo pensado llevar un poco de anomalía al trabajo. Normalmente entre compañeros del trabajo, solemos comprar y llevar unas tortillas de distintos rellenos para la horita del café. Pues bien, esta vez, como ya hicieran alguna vez antes de mí, me he decidido a llevar unos postres "sorpresa". Creo que les va a gustar y que en cierto modo ayudarán a empezar mejor la semana, que los lunes siempre son un poco más duros jejeje. Lo de la sorpresa viene porque he pensado hacer una cosa que quizá sea un poco locura, infantil, llamémoslo X. Voy a procurar entrar bien tenmprano a la oficina, para ir dejando en cada sitio de aquellas personas que de alguna forma me importan un "postre sorpresa". Estoy deseando ver la cara de algun@ que no se lo espera ni por el forro jajajaja. Dios, estoy deseando que llegue la hora!! *_____*

Saludos de un 30ñero a todos los que se dignan a perder parte de su tiempo vital en leer este humilde bloguillo! :)

Os dejo con una foto del ataque de los clones XDDDDDD

5 comentarios:

marga dijo...

Ese Mikel! :D Felicidades! (otra vez :P) Hoy es la excusa perfecta para darte tirones de orejas, are you ready? venga, 15 en cada una, para repartir! y no escapes! :P
Yo también soy de las que no olvidan, así que no te librarás tan facilmente de mí! :P

Te daré una pista sobre mi cumple...en el horóscopo egipcio (jeje) pertenezco a los hijos de Bastet... :P

Pásalo en grande en cada cumple y olvídate de lo que dicen los demás de "la crisis de", las crisis son para los que no saben vivir!

Never change!

Besos!!!!

(tiene buena pinta lo de la foto, ya te funciona el horno? jeje)

Silvia dijo...

Podías haber quitado el tubo vacío del rollo de cocina para la foto... jejeje

Trece paquetillos?? Menos mal que no somos supersticiosos...

Lo de sacar faltas es porque ya que no he podido criticar el sabor, critico el aspecto de la foto jejeje

Pero si el sabor era como la pinta, seguro que has triunfado!!

marga dijo...

Gracias a ti, peregrino (:P) por formar parte de "my world" :)

Casiopea dijo...

Jajajajajaja sí, otro!!! Mi pequeña Casiopea no puede estar solita en casa y sin jugar con nadie, que se me deprime. Y yo creo que al final acabaré con treinta gatos!!! besos

Casiopea dijo...

Siii!!! Tienen unos ojazos que para qué!!! Y es verdad que ella posa mejor, jajajaja Fanti es más de a lo que salga. A ver si actualizamos!!

Besos!